Páginas

Apnea del prematuro ¿Aminofilina o Cafeína?

Tratamiento del Apnea del prematuro ¿Aminofilina o Cafeína?

Apnea, se define como la pausa en la respiración por más de 20 segundos o menos, si se acompaña de bradicardia (1). Esta última puede ser lo suficientemente severa como para requerir maniobras de resucitación, incluyendo el uso de ventilación mecánica con presión positiva. Es un problema que afecta hasta a un 80% de los prematuros menores de 30 semanas, 54% entre 30 y 31 semanas y 14% entre 32 y 34 semanas. (2).
Pueden dividirse como apnea primarias, generalmente asociada a la prematurez, o secundarias a una patología. Por su mecanismo pueden ser centrales, obstructivas o mixtas. Las claves para el diagnóstico son generalmente: a) paciente prematuro menor a 34 semanas, b) de aparición entre el tercer y séptimo día de vida; y, c) no encontrar otra patología evidente. La evaluación incluye exámenes sanguíneos, radiológicos e incluso neurofisiológicos. (3).
En cuánto al tratamiento, dos formas de metilxantinas (la cafeína y la teofilina) se usan para estimular la ventilación con el objetivo de prevenir la apnea y sus consecuencias. El objetivo de una revisión fue evaluar el efecto de la cafeína, comparada con la teofilina, en el riesgo de apneas y de uso de ventilación mecánica en niños prematuros con apneas recurrentes. 5 ensayos clínicos cumplieron una selección de varias bases de datos entre 1966 y 2009. Con un total de 108 niños los resultados fueron:
-- No se hallaron diferencias en la tasa de fracaso terapéutico (reducción inferior al 50% en las apneas o la bradicardia) entre los niños tratados con teofilina y los que recibieron cafeína luego de uno a tres días de tratamiento (dos estudios), ni después de 5 á 7 días (un estudio).
-- No hubo diferencias en la tasa media de apneas entre los dos grupos luego de uno a tres días de tratamiento (cinco ensayos), ni en cinco a siete días (cuatro estudios).
-- Los efectos adversos, es decir, presencia de taquicardia o intolerancia al alimento, que llevaran a modificaciones en la dosis fueron menos frecuentes en el grupo tratado con cafeína [riesgo relativo sumario 0,17; intervalo de confianza (IC) del 95% entre 0,04 y 0,72]. Este hallazgo fue consistente en tres estudios.
-- Ningún ensayo informó datos sobre el uso de ventilación mecánica, ni acerca de los efectos en el crecimiento y desarrollo.
La conclusión para los autores es que la cafeína parece tener efectos a corto plazo similares a los de teofilina en términos de apneas y bradicardia. La cafeína, al parecer, posee ciertas ventajas sobre la teofilina, ya que esta última se asocia con mayores tasas de toxicidad.(4)
En Quito se encuentra el citrato de cafeína en su forma oral. Por lo que la práctica utilizada habitualmente es empezar con aminofilina intravenosa mientra el recién nacido permanece en NPO, y luego reemplazar la terapia por el citrato de cafeína. Es importante realizar una buena prescripción ya que las farmacias realizan la dilución y el preparado en forma líquida con la concentración deseada. Debemos tomar en cuenta que la dosis administrada bajará en relación al peso, mientra el paciente crece.
Referencias
1. Apnea del prematuro Manual del Residente de Pediatría. Hospital Metropolitano 2.010 Sexta edición.
2. Guías Nacionales Ministerio de Salud de Chile. 2005 En: http://www.sids.org.ar/pdf/apneaprematurochile.pdf
3. Neonatología, Fisiopatología y Manejo del recién nacido.Gordon Avery. 2001
4. Henderson-Smart DJ, Steer PA. Caffeine versus theophylline for apnea in preterm infants. Cochrane Database of Systematic Reviews 2010, Issue 1. Art. No.: CD000273. DOI: 10.1002/14651858.CD000273.pub2. http://mrw.interscience.wiley.com/cochrane/clsysrev/articles/CD000273/frame.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada